22/4/09

"Cementiri misteriós" por Rik

Era una fosca nit d´hivern, feia molt de fred i el vent xiulava amb força. Va començar a ploure, èrem nosaltres dos, en Jhon i jo dintre del cementiri vigilant l´entrada ja que hi havien estat passant coses misterioses: tombes que canvien de lloc, làpides esquerdades i bandades de corbs que rondaven per dintre del cementiri.

Es van escoltar unes passes, sonaven fort com si fossin d´una fera enorme, em vaig apropar amb el revòlver a la mà i vaig veure una ombra que desapareixia rere una tomba. Em vaig apropar i vaig veure l´ínscripció de la làpida que posava: Marc S. 1990-2007. Era la tomba d´un noi de uns disset anys.

Un corb enorme es va posar sobre la tomba i em va mirar de dalt a abaix amb els ulls brillants i em va espantar. Va emprendre el vol cap un altra tomba on hi havia un gat negre que no parava de miolar. Vaig anar-hi i vaig llegir a la làpida: Oriol S. 1988-2007. Segurament era la tomba del seu germà i haurian mort en una tràgica situació, un accident de cotxe, de moto o alguna cosa semblant.

Vaig anar a fer un tomb amb en Jhon i vaig veure que més de la meitat de totes les tombes eren de nois que no arribaven als vint anys. De sobte es van a tornar a escoltar les passes, vaig anar i vaig veure un noi assegut al costat d´una tomba, tenia la roba estripada i feia molt mala pinta, li vaig preguntar:

-Què fas aquestes hores aquí? Ell em va mirar , tenia els ulls brillants i tenia una cicatriu a la cara d´uns deu centimetres.

:-Estic fent companyia al meu germà que va morir fa deu dies en un accident de cotxe, va morir el meu pare, la meva mare i jo em vaig salvar però penso que deuria ser mort. Em va contestar.

Li vaig respondre:
-No diguis això, tens molta sort de ser viu, és una gran tragèdia el que ha passat, però no pots estar a aquestes hores al cementiri ho saps. Estem investigant els fets que estant passant al cementiri. I em va dir:

-Si jo també he sentit a dir que en aquet cementiri passen coses rares i es deuen, segons el que he escoltat, a dos germans que van morir en extranyes circumstáncies, em sembla que es deien Marc i Oriol.

Em vaig quedar garratibat, eren les tombes on havien gats i corbs. El noi es va aixecar i va marxar, el vaig acompanyar fins la sortida del cementiri i vam estar parlant sobre la seva tragèdia. Em va explicar que vivia amb el seus avis i que ells eren molt vells i no es podien valdre per ells mateixos.

De sobte vaig veure una bandada de corbs que volaven cap a una tomba, em vaig apropar i vaig veure dos nois asseguts a una tomba, estaven rodejats de corbs i parlaven. Em vaig apropar i de sobte els corbs van venir a sobre meu i vaig caure al terra, en Jhon va tirar un tret i els corbs van volar de sobre meu. Els nois ja no hi eren i em vaig apropar era la tomba del Marc, estava oberta i no hi havia el seu cadàver a dins. Vaig veure un rastre de sang que conduïa a un altra tomba, era la del seu germà que també estava oberta i a la làpida posava escrit amb sang: fugiu d´aquí. En Jhon i jo vam fugir del cementiri.
COMENTARIO 15/5/09 gracias por tu comentario el nos motiva a hacer mas escritos, la verdad es que nos ha gustado mucho la historia. Hemos tenido problemas para publicarlo y por eso lo adjuntamos a continuación:


Podria dir que m'ha atrapat el teu text, potser perque fa poc que he perdut algú estimat i em sento propera a aquests espais silenciosos i tenebrosos...Mentre el llegia, m'ha fet pensar en el següent text de Jorge Bucay:

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador…Un buscador es alguien que busca; no necesariamente alguien que encuentra.Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Había aprendido a hacer caso riguroso de estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo. Así que lo dejó todo y partió.Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos, divisó, a lo lejos, Kammir, Un poco antes de llegar al pueblo, le llamó mucho la atención una colina a la derecha del sendero. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadores. La rodeaba por completo una especie de pequeña valla de madera lustrada.Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en aquél lugar.El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles.Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de aquel paraíso multicolor.Sus ojos eran los de un buscador, y quizá por eso descubrió aquella inscripción sobre una de las piedras:Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 díasSe sobrecogió un poco al darse cuenta de que aquella piedra no era simplemente una piedra: era una lápida.Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en aquel lugar.Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla. Decía:Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanasEl buscador se sintió terriblemente conmocionado.Aquel hermoso lugar era un cementerio, y cada piedra era una tumba.Una por una, empezó a leer las lápidas.Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.Pero lo que lo conectó con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los once años…Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar.El cuidador del cementerio pasaba por allí y se acercó.Lo miró llorar durante un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.-No, por ningún familiar —dijo el buscador—. ¿Qué pasa en este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué hay tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que les ha obligado a construir un cementerio de niños?El anciano sonrió y dijo:- Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré…:“Cuando un joven cumple quince años, sus padres le regalan una libreta como esta que tengo aquí, para que se la cuelgue al cuello. Es tradición entre nosotros que, a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella:A la izquierda, qué fue lo disfrutado.A la derecha, cuánto tiempo duró el gozo.Conoció a su novia y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres semanas y media…?Y después, la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso…¿Cuánto duró? ¿El minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana?¿Y el embarazo y el nacimiento del primer hijo…?¿Y la boda de los amigos?¿Y el viaje más deseado?¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?¿ Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?¿Horas? ¿Días?Así, vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos… Cada momento.Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado para escribirlo sobre su tumba. Porque ese es para nosotros el único y verdadero tiempo vivido”.

És maco oi?Continua (i continueu) escribint i omplint aquest blog de pensaments i sentiments tan profunds, us asseguro que hi ha gent a la que atrapeu amb les vostres paraules...